Cruzadas de la Luz

Foro de servidor de Neverwinter Nights 1.68
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 La Historia de Kalinda.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ibri0n



Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 03/12/2011

MensajeTema: La Historia de Kalinda.   Sáb Dic 03, 2011 3:39 pm

Sentada a la sombra de un gran árbol, aspirando la dulce fragancia del bosque, escuchando el murmullo de la naturaleza, una humana reposa tranquilamente. Mantiene apoyadas espalda y cabeza en la áspera corteza, las piernas una completamente estirada y la otra doblada, en un ángulo de 90 grados, apoyando el pie a la altura de la rodilla de la otra pierna. Uno de sus brazos reposa tranquilo, caído horizontalmente sobre su estómago, mientras que el otro brazo cae sobre la hierba. Entre su brazo y vientre, hay un pequeño libro, cerrado, de tapas escarlata con los bordes dorados. Entre los dedos de la mano que reposa en el verde pasto, una pluma de color dorada, y junto a la mano, un pequeño vial a medio llenar de un líquido violáceo y ligeramente espesado, tinta púrpura.

Mantiene los ojos cerrados, la respiración relajada, y un latir tranquilo. Apenas se mueve, y deja que la brisa de la mañana refresque su moreno y joven rostro, por el que caen sus rubios y lisos cabellos, claros y brillantes. Con el suave soplo matinal, sus limpios ropajes de color oscuro, que dejan ver su fina piel, ondean de vez en cuando, al son de las débiles corrientes de aire. Permanece horas en esa posición, disfrutando los albores del día, hasta que los radiantes haces solares cubren su cuerpo por completo. En esos momentos, abre sus diáfanos pero vivos ojos, de un color azul intenso. Tarda unos segundos en acostumbrarse a la radiante luz, y tras hacerlo mira a su alrededor. Se encuentra en medio del Bosque , ni muy cerca ni muy alejada de la villa. Con lentitud, incluso parsimonia, se levanta del suelo, y comienza a caminar, con pasos cortos, con gran calma. Sin prisas, se acerca hasta una pequeña fogata, ya apagada, que hay a varios metros. Alrededor de la extinta hoguera, las piezas de su armadura, brillantes bajo la luz, se mezclan con su escudo y sus espadas, también iluminadas por los rayos dorados que caen del límpido y despejado cielo. Pasa de largo ante su equipo, y se agacha junto a su mochila, de la que saca un pedazo de pan, ligeramente endurecido, y una cantimplora. Después, va hasta el mismo árbol, y se coloca de nuevo bajo su sombra, situada ahora algo más lejos, sentándose de nuevo con sosiego. Mordisquea el pan, y abre el recipiente, del que sale un ligero y excelente aroma. Bebe con ganas el líquido ámbar de su interior, hidromiel, y cuando se siente saciada, deja la comida y la bebida a un lado, para seguidamente abrir el libro que aún sostiene, y leer mientras deja la pluma mojándose en el tintero.


Día 1.

Empiezo este diario sin mucho convencimiento. No sé si puedo contar todo lo que me ha pasado, ha sido demasiado duro. Soy joven aún, todavía no he llegado a los veinte años, y… y… mi madre ha muerto, asesinada brutalmente por mi padre, quién me ha secuestrado y ha intentado sacrificarme también… *Aquí se pueden apreciar los signos de unas lágrimas caídas*

Pero estoy viva. Gracias a mi tía, que no sé como lo ha hecho, pero ha aparecido a tiempo para salvarme. Me ha dicho que se llama Adia, que es una exploradora , como lo era mi madre, su hermanastra. Es una chica pelirroja, que me apasiona con sus brillos parecidos al fuego. No me lo ha dicho, pero creo que es semielfa, sus rasgos la delatan. Tengo que preguntárselo, a lo mejor yo también tengo sangre de elfos, ¡sería genial! Me encantan los elfos. *Las últimas frases parecen más animadas, llenas de entusiasmo*

Adia me quiere cuidar, dice que ella dará todo para que “acabe hecha toda una mujer”. Me cae bien, además me ha dicho que soy muy guapa. No me lo creo mucho, pero me gusta que me lo diga. Aun así, no creo que deba cuidarme. Ella tendrá su vida, me pregunto de dónde viene. Pero está decidida, así que no se lo impediré, además, estoy segura de que si me escapó me encontrará y seguirá cuidándome.

Bueno, por hoy es todo. Seguiré escribiendo aquí. Mi tía me lo ha recomendado, dice que me ayudará a superar todo lo que ha pasado. No estoy muy segura, pero lo intentaré. Ahora me voy a jugar con mi amiga, y con una gran pantera negra que se ha traído Adia, es muy graciosa.

Entrada 2.

No sé cuantos días llevo exactamente sin escribir, pero bueno, aún lo seguiré haciendo. Estoy algo mejor. El cariño que me da Adia ha paliado un poco el dolor por la pérdida de mi madre. Mi tía parece quererme mucho, y ha decidido que solas no será la mejor forma de que crezca. Creo que quiere buscar una aldea algo apartada donde podamos vivir tranquilamente. La verdad es que me hace ilusión, me ha prometido que habrá más niños de mi edad con los que podré jugar, aunque ya me divierto con mi osita y Guenhwyvar, que es como se llama la pantera de mi tía. Creo que tendré que poner un nombre también a la osa, es como de la familia. ¡Oh! Y tengo que preguntar a mi tía cómo hace para llevarse tan bien con los animales. ¿Será cosa de llevar sangre élfica? Yo creo que sí. Es una pena que me haya dicho que yo no tengo sangre de elfos… me gustaría hablar con los animales como ella.

Bueno, de nuevo te dejo diario, que nos ponemos en marcha. Creo ver fuego en la casa donde he pasado toda mi infancia. No lo sé, mi tía no me deja mirar más, tenemos que irnos.

Entrada 3.

*Este texto está escrito con rapidez, como si Kalinda estuviera nerviosa. También hay signos de lágrimas caídas por varios puntos de la página*

Hemos encontrado una pequeña aldea. Parecía perfecta. Cuando entrabamos he visto a dos chicos corriendo, persiguiéndose el uno al otro. Parecían de mi edad, y uno de ellos creo que era elfo. Me ha gustado en seguida, y cuando he preguntado a Adia si podíamos quedarnos, me ha dicho que sí…

Pero todo se ha complicado. Unos hombres malos nos han detenido. Me han recordado a mi padre. Se han llevado a mi tía prisionera, y cuando la he ido a seguir, me lo han impedido. He pasado mucho miedo, creía que no la volvería a ver. Pero no es así, al final ha aparecido, armada, y hemos tenido que huir. Por suerte no nos han cogido.

Ahora estamos en medio del bosque. Adia ha salido a cazar. Creo que no nos podemos quedar en el pueblo. Ha dicho algo de que tendríamos que vivir solas, que lo sentía mucho. No tengo ni idea de que ha pasado, pero está muy mal, parece destrozada. Ya está volviendo, ha cazado poco, parece que ha estado llorando. Voy con ella, me parece que me necesita…

Entrada 4.

Han pasado tres días. Mi tía está algo mejor. Creo que le sirvió mi apoyo, aunque la sigo viendo algo apenada; me quería dar un hogar feliz y cree que no puede. Yo estoy bien. La pantera se ha tenido que ir, Adia dice que volverá, pero sigo teniendo a mi otra gran amiga. Aún no he pensado un nombre para ella. La osa se lleva muy bien con mi tía. La he preguntado a Adia como la puedo llamar, y me ha dicho que piense con el corazón. No entiendo muy bien como se piensa con el corazón, pero lo voy a intentar.

Además la tengo a ella, a mi tía. Está ocupada construyéndonos un nuevo hogar. Me ha dicho que será muy bonito, y que no tardará mucho. A veces me parece que tiene a todo el bosque ayudándola. Cuando quiero hacer yo algo, me dice que es una sorpresa, y que me vaya a jugar.

Bueno, juego a espiarla mientras trabaja. Creo que sabe que la vigilo, porque a veces se hace la torpe y yo me río, aunque noto que lo hace aposta. También juego a buscar a la osa. Es muy fácil encontrarla, se ha vuelto muy grande.

Entrada 5.

¡La casa es maravillosa! Al fin está acabada, y me encanta. Mi tía se ha esforzado mucho, pero no quiere admitirlo, dice que no ha sido nada, que solo por ver mi cara de sorpresa y felicidad ha merecido la pena. Me gustaría haberme visto.

Ahora dice que va a empezar lo duro. Lo ha dicho en tono de broma, para asustarme un poco. Dice que ella se encargará de todo, que nos cuidará a las dos, pero a cambio tengo que aprender todo lo que me enseñe. Estoy dispuesta, me gustaría ser como ella de mayor, así que la haré caso en cualquier cosa que me diga.

¡Ala! Voy a comer, que huele genial. Además vamos a estrenar nuestro nuevo hogar. Estamos todos los que ahora me importan: Adia, mi osa sin nombre, y el recuerdo de mi madre. Me gustaría que estuviera también la pantera de mi tía, que aún no ha vuelto, y que mi madre estuviera viva, pero creo que he superado el dolor.

Entrada 6.

*La letra ahora es más madura. El texto es más firme y está mejor escrito. Se nota que ha pasado el tiempo desde la última entrada*

Han pasado ya años. Dejé de escribir y me olvidé de ti. Hoy te he encontrado diario, y he decidido contar lo que me ha ocurrido. Ya soy más mayor, mi tía me dice que me he vuelto fuerte y bella, y ¡más alta que ella! También me dice que soy muy inteligente, y que la curiosidad cada vez me puede más. Eso lo acepto, Adia me ha contado muchas historias y aventuras, y me gustaría ver el mundo.

Creo que quiero seguir sus pasos. Habla de lugares hermosos donde ella estuvo viviendo. Quiero ir allí, sobre todo quiero conocer la Villa, dice que es el sitio más bonito que jamás haya visto. Cuando habla de aquel lugar y de los amigos que dejó allí, habla con nostalgia. Creo que la gustaría volver algún día. Por mi parte, quiero irme también, pero no quiero dejarla. A veces me mira y creo que sabe lo que pienso. En esos momentos me sonríe, y me dice:: “que mayor estás ya”.

No lo sé, estoy indecisa. Creo que durante años me ha enseñado a defenderme y a valerme por mí misma para cuando llegara este momento…

Entrada 7.

Al fin lo he hecho. Me he ido. Mi tía ya lo esperaba, y tenía un regalo para darme. Su antiguo equipo, aún lustroso, ahora me pertenece. Siente no haber podido darme nada más, pero no importa. Su amor estos años ha sido más que suficiente. Gracias a ella he aprendido, y sobre todo, estoy viva. Nunca se lo podré agradecer del todo. Ahora he decidido irme hacia la Villa que conocí en las historias de Adia. Voy sola, preparada para vivir nuevas aventuras y crearme mis propias historias.

Aún me queda un largo camino. Me acompaña el recuerdo de mi madre y mi tía, y algo me dice que a esta última la veré de nuevo. Puede ser un presentimiento, o tal vez un deseo, pero sea lo que sea, confío en que se cumpla.

Entrada 8.

Han pasado semanas desde mi última entrada. He llegado a la Villa. La ciudad me ha sorprendido, es impresionante. Nunca he visto un lugar tan grande, ruidoso y concurrido. Numerosos aventureros pasan por aquí día a día. También he visto otra ciudad al otro lado, no recuerdo el Nombrel. Aquel lugar es peligroso, tal vez un día vaya a descubrir sus secretos. Sea como sea, prefiero lugares más tranquilos. Villa Norte me gusta más. Tal vez un día decida vivir allí, en una de aquellas preciosas casitas. Ya se verá, con el tiempo…


Sonríe. Los recuerdos de su vida están en ese diario. Cierra los ojos, y apoyada al igual que al principio, se mantiene tranquila, con las dos piernas extendidas, con el diario, abierto por la última entrada, sobre sus muslos, y los brazos cruzados sobre su pecho. Rememora cada momento que ha vivido, cada paso que ha dado en la vida, y recuerda a Adia con agrado.

Tras un rato, un tiempo que han parecido minutos, pero han sido en verdad varias horas, abre de nuevo los ojos. Su azul mirada se posa en el diario, y relee una vez tras otra el último texto. Se mantiene así durante minutos, indecisa. Centra su mirada entonces en el tintero y la pluma. Una suave ráfaga de viento corre a su alrededor. Cuando posa de nuevo sus ojos en el diario, una nueva página en blanco se abre ante ella. Con una sonrisa, toma la pluma en una mano, con delicadeza, y con la otra mantiene firme el diario, mientras levanta las rodillas, encogiéndose para poder apoyarse al escribir.


Entrada 9.

Hoy estoy cerca de Villa Sur. De nuevo, llevo días sin escribir. He estado pensando en dejarte, diario, pero no. En este libro están mis recuerdos, mi vida, así que continuaré escribiendo.

Este día puede parecer como otro cualquiera, pero estoy más feliz que de costumbre. Siento que algo me ocurre, algo en mi interior cambia. He conocido a un hombre, se llama Bryan. Es un guerrero. Hemos estado hablando, y me ha caído bien. Es agradable estar a su lado, me divierto, y me fascina. No sé qué me pasa… pero no dejo de pensar en verle. Tal vez sea amor. Amor… ahora entiendo lo que me decía mi tía de pensar con el corazón. A propósito de eso, ahora que lo pienso, nunca puse un nombre a mi osa. Ojalá estén bien las dos. Ojalá las pueda ver de nuevo.

Bueno, por hoy está bien. El atardecer ya llega, el cielo está rojo, es hora de irme, vuelvo a la posada…


Aún sentada, espera tranquilamente. Los últimos rayos del día desaparecen bajo el manto de oscuridad de la noche, y con él, la solitaria mujer recoge sus cosas, y embutida en su armadura, armada y preparada, deja el bosque atrás, camino de la Villa…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arasthor



Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 02/12/2011
Edad : 27
Localización : Santiasko, Chile

MensajeTema: Re: La Historia de Kalinda.   Dom Dic 04, 2011 12:29 am

Excelente historia.......creo que lo extensa y detallada ayuda bastante y me molo la historia tipo "diario de vida"

Espero saber pronto que nombre le pondrás a la osota!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
DM-Wolf
Admin


Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 01/12/2011
Edad : 21
Localización : Frente al ordenador con los Aliens.

MensajeTema: Re: La Historia de Kalinda.   Dom Dic 04, 2011 1:25 am

Mola, mola... me ha gustado bastante has contado toda la vida del PJ hasta hoy en modo diario, está perfecta, no vi errores ortográficas, sigue así y con el tiempo roleando no tardarás nada en sacar el desbloqueo.

Saludos ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://cruzadasdelaluz.forosgratis.org
DM Zeus
Admin


Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 03/12/2011
Edad : 22

MensajeTema: Re: La Historia de Kalinda.   Dom Dic 04, 2011 8:15 am

Estupenda, puntuada, extensa y fácil de leer. Está muy bien trabajada, se nota que le has estado dedicando un buen tiempo, sinceramente, me a encantado muchísimo.
Sigue así, redactas muy bien Wink
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Assabby



Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 03/12/2011

MensajeTema: Re: La Historia de Kalinda.   Dom Dic 04, 2011 11:04 am

ESPLENDIDO UN 10 MACHO
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
cambuto



Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: La Historia de Kalinda.   Lun Dic 05, 2011 8:01 am

No sabía que te gustaba Bryan xDDDD Vale, vale.... si es una indirecta para que no te de tanta caña... lo pillo jejeje, me a molado la historieta tipo história... la mia cada vez se acerca más, cada vez que leo una me entran mejores ideas, tengo unas cuantas, pero quiero mejorarlas Wink Espero que os guste.. ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
cambuto



Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: La Historia de Kalinda.   Lun Dic 05, 2011 8:08 am

Se me fue la pinza antes... me refiería a que Me gusta la história tipo diario jejejeeje
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La Historia de Kalinda.   Hoy a las 6:43 am

Volver arriba Ir abajo
 
La Historia de Kalinda.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Quiénes somos: Breve historia de CGC
» [New historia] Unas vacaciones muy especiales...
» Fórmula 1. La historia de las Ferrari 312
» Menuda historia KZ3
» La historia de la ametralladora.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Cruzadas de la Luz :: Historia-
Cambiar a: