Cruzadas de la Luz

Foro de servidor de Neverwinter Nights 1.68
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Biografia de Ibrion...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ibri0n



Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 03/12/2011

MensajeTema: Biografia de Ibrion...   Vie Dic 09, 2011 11:06 am

El reflejo de las aguas cristalinas del lago se vislumbraba en los ojos negros del Gonomo mientras echaba tabaco en su pipa. Tras encenderla y dar las primeras caladas, sus ojos se posaron sobre el horizonte y su mente viajó al pasado, recordando sus primeros años de juventud.

Como si de ayer mismo se tratara, el mago recordaba el olor de los libros polvorientos y los pergaminos que tantas veces le había hecho ordenar y limpiar el encargado de una de las bibliotecas de Daemon. Él no podía evitar ojear a menudo esas joyas que pasaban por sus manos, maravillándose ante cada palabra y conjuro que en ellos se explicaba con todo detalle.

- ¡Ibrion! - sonaba a menudo una voz grave a sus espaldas.- estás descuidando tus quehaceres otra vez. Los libros son para que los guardes, no para leértelos.
-Sí, señor.- bajando la cabeza.

La familia del Gnomo no podía permitirse mantenerlo junto a sus hermanos y se habían visto obligados a mandarle con el mago y encargado de la biblioteca, Ben Renzel, que le recompensaba con un jornal de unas pocas monedas diarias.

Ben era un hombre anciano y malhumorado por el cansancio del tiempo que caía sobre sus hombros. Agotado por resguardar durante tanto tiempo la palabra entre los muros de la biblioteca. Ésta protegía bajo su techo numerosos ejemplares de libros de todo tipo. Entre ellos, destacaban varios tomos de magia arcana de gran antigüedad y valor, que permanecían resguardados bajo llave en una vitrina del edificio.

- Estos libros tienen un gran valor, pero no solo económico, sino por los conocimientos que se transmiten en ellos. Es un legado para las generaciones venideras.- solía explicar el viejo Ben.

Un atardecer, cuando la calma reinaba y los últimos rayos de sol perfilaban sombras en el interior de la biblioteca, Ibrion escuchó el sonido de unos cristales rompiéndose.

- Que extraño, juraría que cerré todas las ventanas- se decía a sí mismo, acercándose al lugar de donde creía que había provenido el ruido.

Al aproximarse, entre la penumbra de la sala, acertó a ver la silueta de tres figuras humanas que se movían con gran sigilo. Poco a poco se adentraban en la habitación, aproximándose a la vitrina que contenía los valiosos libros que el bibliotecario protegía con tanta estima.

- ¡Señor Renzel, ladrones!-Ibrion ahogó un grito de sorpresa ¿Qué podía hacer él contra ellos?

De repente, en mitad de la oscuridad, una voz familiar, firme y serena resonó en la sala.

-¡Alto! No os acerquéis ni un paso más, ni oséis tocar con vuestras sucias manos esos libros, si no queréis conocer el peor de los destinos.

Uno de los asaltantes cometió el error de sacar una daga y dirigirse hacia el mago, confiado en poder reducir lo que él pensaba ser un indefenso anciano.

Sin dudarlo, Ben comenzó a murmurar unas palabras, alargando el brazo y abriendo su mano a la vez que sus ojos. Ibrion, que contemplaba la escena, quedó maravillado ante la perfección de los sonidos que brotaban de su boca, la armonía de los movimientos y la entonación de todas y cada una de las palabras.

De la punta de los dedos de Ben, aparecieron destellos azules que sobrevolaron el espacio entre los dos hombres en un instante. Ibrion no pudo dejar de mirarlos, mientras sentía como vibraba el aire de la sala al paso de cada fulgor y memorizaba el silbido que sonaba intensamente en sus oídos.

Con cada impacto, el cuerpo del ladrón se estremeció violentamente hasta que, al fin, acabó por caer inerte en el frío suelo de la biblioteca. Los otros dos ladrones, al ver desmoronarse a su compañero, huyeron despavoridos sin ni siquiera girarse para comprobar si Ben empezaba a pronunciar otras letales palabras.

El Gnomo parpadeaba perplejo por la belleza y el esplendor que había podido contemplar con ese hechizo. Fue en ese lugar, justo en ese instante, cuando tuvo claro cual sería su meta en los años venideros. Se prometió a si mismo que no descansaría hasta conseguir que la magia fluyera en sus manos de la misma forma que había podido contemplar en Ben esa misma noche.

Después de aquello y, por la perseverancia de Ibrion, Ben accedió a tomarle como su alumno e instruirle en los entresijos de la magia. Sin embargo. para poca fortuna de ambos, al poco tiempo de comenzar su aprendizaje el mago cayó en una grave enfermedad que le acompañaría hasta sus últimos días. Ya en su lecho de muerte, Ben brindó a Ibrion con uno de los mayores consejos que podía haberle dado.

- Sigue tu camino en la magia, joven Gnomo, y recuerda aprender de todo cuanto te rodea. No busques un único maestro en tu vida.

Con estas palabras en su mente, Ibrion exhaló el humo de su pipa y recordó con añoranza el rostro de aquel hombre que le había hecho el mayor de los regalos. Su anhelo incansable por el estudio de la magia.
Ibrion...al poco tiempo decidió coger un libro grueso en donde explicaría sus azañas...(Ben...esto va por tí)

//Espero que os guste. Razz
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
DM Zeus
Admin


Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 03/12/2011
Edad : 22

MensajeTema: Re: Biografia de Ibrion...   Vie Dic 09, 2011 2:49 pm

Está estupenda ^^ Y yo, sinceramente, los gnomos no los conozco... A mí me dices que por dentro son diablos y me lo creo... En errores ortográficos, creo que no vi ninguno.
Continúa la historia Smile
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Biografia de Ibrion...
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Ele (Biografia en construccion)
» Noticia: EA paga 200.000 libras al año a Wayne Rooney
» Age of warfare [Arena + Aos]
» Top 10 de villanos de Videojuegos
» Lamborghini Reventón

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Cruzadas de la Luz :: Historia-
Cambiar a: